Los Principios de Yogyakarta

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Imagen Principios de Yogyakarta


INTRODUCCI√ďN
A LOS PRINCIPIOS DE YOGYAKARTA

 

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Todos los derechos humanos son universales, complementarios, indivisibles e interdependientes. La orientación sexual[1] y la identidad de género[2] son esenciales para la dignidad y humanidad de cada persona y no deben ser motivo de discriminación o abuso.

 Ha habido muchos avances en asegurar que las personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de g√©nero puedan vivir con la igualdad de dignidad y respeto a que cada persona tiene derecho. En la actualidad, numerosos Estados tienen leyes y constituciones que garantizan los derechos a la igualdad y a la no discriminaci√≥n sin distinci√≥n de sexo, orientaci√≥n sexual o identidad de g√©nero.

Sin embargo, las violaciones de derechos humanos debido a una orientación sexual o identidad de género real o percibida de las personas constituyen un patrón global y arraigado que es motivo de profunda preocupación. Incluyen asesinatos extrajudiciales, tortura, malos tratos, violencia sexual y violación, injerencias en su privacidad, detención arbitraria, negación de empleo y de oportunidades educativas, así como una grave discriminación en el disfrute de otros derechos humanos. Estas violaciones son a menudo agravadas por experiencias de otras formas de violencia, odio, discriminación y exclusión, como las basadas en la raza, la edad, la religión, la discapacidad o la condición económica, social o de otra índole.

 Numerosos Estados y sociedades imponen normas de g√©nero y de orientaci√≥n sexual a las personas a trav√©s de las costumbres, las leyes y la violencia, y se afanan en controlar las formas en que ellas experimentan las relaciones personales y c√≥mo se identifican a s√≠ mismas. La vigilancia sobre la sexualidad contin√ļa siendo una fuerza principal detr√°s de la perpetuaci√≥n de la violencia basada en g√©nero y la desigualdad de g√©nero.

 

 El sistema internacional ha visto grandes avances hacia la igualdad de g√©nero y las protecciones contra la violencia en la sociedad, la comunidad y la familia. Adicionalmente, mecanismos clave de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos han afirmado la obligaci√≥n de los Estados de garantizarles a todas las personas una efectiva protecci√≥n contra la discriminaci√≥n basada en la orientaci√≥n sexual o la identidad de g√©nero. No obstante, la respuesta internacional a las violaciones de derechos humanos por motivos de orientaci√≥n sexual o identidad de g√©nero ha sido fragmentada e inconsistente. 

A fin de enfrentar estas deficiencias, se requiere de una s√≥lida comprensi√≥n de todo el r√©gimen del derecho internacional humanitario y de su aplicaci√≥n a los asuntos de la orientaci√≥n sexual y la identidad de g√©nero. Es crucial cotejar y clarificar las obligaciones de los Estados bajo la actual legislaci√≥n internacional de los derechos humanos, a fin de promover y proteger todos los derechos humanos de todas las personas sobre la base de la igualdad y sin discriminaci√≥n alguna. 

La Comisi√≥n Internacional de Juristas y el Servicio Internacional para los Derechos Humanos, en nombre de una coalici√≥n de organizaciones de derechos humanos, han puesto en marcha un proyecto encaminado a desarrollar una serie de principios legales internacionales sobre la aplicaci√≥n del derecho internacional humanitario a las violaciones de derechos humanos por motivos de orientaci√≥n sexual e identidad de g√©nero, a fin de imbuir una mayor claridad y coherencia a las obligaciones de los Estados en materia de derechos humanos. 

Un distinguido grupo de especialistas en derechos humanos ha redactado, desarrollado, discutido y refinado estos Principios. Luego de reunirse en la Universidad de Gadjah Mada en Yogyakarta, Indonesia, del 6 al 9 de noviembre de 2006, 29 especialistas procedentes de 25 pa√≠ses, de diversas disciplinas y con experiencia relevante al √°mbito del derecho humanitario, adoptaron un√°nimemente los Principios de Yogyakarta sobre la Aplicaci√≥n del Derecho Internacional Humanitario en Relaci√≥n con la Orientaci√≥n Sexual y la Identidad de G√©nero. 

El Profesor Michael O‚ÄôFlaherty, relator de la reuni√≥n, ha brindando inmensas contribuciones a la redacci√≥n y revisi√≥n de losPrincipios de Yogyakarta. Su compromiso y sus incansables esfuerzos han sido cruciales para el exitoso resultado del proceso. 

Los Principios de Yogyakarta abordan una amplia gama de normas de derechos humanos y su aplicaci√≥n a los asuntos de la orientaci√≥n sexual y la identidad de g√©nero. Los Principios afirman la obligaci√≥n primordial de los Estados de implementar los derechos humanos. Cada Principio va acompa√Īado de detalladas recomendaciones a los Estados. Sin embargo, el grupo de especialistas tambi√©n hace √©nfasis en que todos los actores tienen la responsabilidad de promover y proteger los derechos humanos. Adem√°s, los Principios plantean recomendaciones adicionales a otros actores, incluyendo el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, las instituciones nacionales de derechos humanos, los medios de comunicaci√≥n, las organizaciones no gubernamentales y los financiadores. 

Los y las especialistas coinciden en que los Principios de Yogyakarta reflejan el estado actual del derecho internacional humanitario en lo que concierne a la orientaci√≥n sexual y la identidad de g√©nero. Asimismo, reconocen que los Estados podr√≠an contraer obligaciones adicionales conforme el derecho humanitario contin√ļa evolucionando. 

Los Principios de Yogyakarta afirman las normas legales internacionales vinculantes que todos los Estados deben cumplir. Prometen un futuro diferente en el que todas las personas, habiendo nacido libres e iguales en dignidad y derechos, puedan realizar ese preciado derecho.

 

 

Sonia Onufer Corr√™a                                                  Vitit Muntarbhorn

 

Co-Presidenta                                                 Co-Presidente

 

Descargar Documento completo (PDF-espa√Īol. 168kb)